2003 INTERVIEW IN SPANISH

December 15th , 2003
Rosario, Argentina


Glenn Hughes y Rata Blanca se presentan hoy en el Broadway

Glenn Hughes: "Ningún grupo nuevo es capaz de capturar el sonido de los setenta"
El bajista y cantante de Deep Purple y Black Sabbath dijo que se siente
muy unido al guitarrista Walter Giardino

By Carolina Taffoni / La Capital

Rata Blanca se presentará hoy, a las 21, en el teatro Broadway, San
Lorenzo 1223, con un invitado de lujo: el cantante y bajista Glenn Hughes,
ex integrante de Deep Purple y Black Sabbath. El grupo liderado por Walter
Giardino repasará sus grandes hits y también compartirá escenario con
Hughes para revivir clásicos de los setenta como "Burn", "Stormbringer",
"Mistreated" y "You Keep On Moving".

Glenn Hughes formó parte de Deep Purple desde 1974 a 1977, una época
tormentosa para la banda que dejó discos como "Burn", "Stormbringer",
"Come And Taste The Band" y "Made In Europe". En medio de su carrera
solista se unió como cantante al cambiante Black Sabbath de los años 80, y
su voz quedó registrada en el álbum "Seventh Star". En charla con La
Capital, desde Buenos Aires, el bajista habló abiertamente de los
"vertiginosos" días junto a Purple y aseguró que ninguna banda nueva es
capaz de capturar el sonido de los 70.

-¿Cómo nació tu relación con Rata Blanca?

-Conocí a Walter Giardino en noviembre de 1999, cuando mi grupo tocó con
el suyo. Los dos hicimos "Burn". El me impresionó en tres niveles: es un
tipo muy espiritual, una persona muy sensible y un guitarrista
extremadamente talentoso. Me siento muy unido a él como ser humano, que es
lo más importante.

-Esta es tu quinta visita a la Argentina, ¿tenés algún vínculo especial
con el país?

-Argentina es mi país latino preferido, tengo un montón de amigos acá. La
gente es muy amable y dulce. Para mí es muy importante salir de Buenos
Aires y conocer gente de otras partes del país.

-¿Te considerás un bajista y un cantante de la escuela del heavy metal?

-No, yo muchas veces crucé las líneas entre el hard rock, el metal, el
soul rock y el rock clásico. Mis territorios en el rock siempre están
creciendo. A lo mejor es un poco peligroso hacer eso, pero lo principal es
crecer como artista, no importan los riesgos.

-¿Cómo recordás ahora tus días en Deep Purple?

-Fue un tiempo muy rápido y furioso, pero muy provechoso para mí. Fue un
período de aprendizaje muy grande, saber lo que hay que hacer y no, y cómo
hacerlo. Yo solamente tenía 21 años y ya estaba en ese grupo famoso, con
un montón de dinero, de mujeres, de drogas. Era todo muy vertiginoso. En
esa época, un montón de gente moría a los veintipico.

-Fue la época más difícil de la banda...

-Sí. Cuando yo entré al grupo había una banda de rock número uno que era
Led Zeppelin. Deep Purple había hecho grandes discos y estaba tratando de
mantener su lugar. Por suerte lo pudimos lograr con "Burn", que fue un
disco exitoso en todo el mundo.

-David Coverdale tiene fama de actuar a lo divo, ¿cómo era tu relación con
él?

-Ah, esto me gustaría que quede claro. David y yo nunca discutimos,
siempre nos llevamos bien. Puede haber parecido una relación problemática
porque los dos cantábamos, pero eso no generó roces. Aún ahora somos
buenos amigos, está todo bien.

-¿Cuál fue el mejor disco que grabaste con Deep Purple?

-Es una pregunta muy difícil. A mí me gustan todos. Hicimos cinco discos,
dos en vivo. Pero diría que mi preferido es "Burn" porque fue el primero.
La banda era nueva y fresca. Ritchie Blackmore estaba fantástico. En el
grupo había una relación amistosa, eso era muy importante.

-¿Estás actualizado con respecto al rock?

-Más o menos. Me gustan Foo Fighters, Linkin Park, Limp Bizkit. Pero
cuando escucho la radio me gustaría descubrir más melodías, algo que
realmente me emocione. Los que tienen 20 años escuchan un estilo de música
muy diferente.

-Pero parece que te gusta el nü metal...

-Me gusta Linkin Park. En tres o cuatro años tal vez ellos lideren la
próxima generación de metaleros.

-El rap tampoco te incomoda.

-El rap no es solamente un estilo musical sino una cultura. Los de mi
generación tienen que entender que el rap de hoy es como los Beatles de
ayer. Eminem me gusta. Puede parecer un tarado, pero no se puede negar que
hace buena música.

-Ahora hay muchas bandas que rescatan el estilo y el sonido de los 70,
¿qué opinás de ese fenómeno?

-Creo que uno puede tener el look de los 70, pero para sonar como en
aquella época había que estar ahí. No hay otra manera. En la MTV aparecen
un montón de bandas que se ven como en los 70, pero no siento que haya
algo detrás. El período que va desde 1968 a 1973 fue glorioso para la
música. No creo que ninguna banda nueva sea capaz de capturar el sonido de
esa época.

-Lo de "sexo, drogas y rock and roll", ¿todavía está vigente?

-Sí, pero no para mí. Tal vez lo del sexo y el rock and roll (risas). Creo
que la cultura de las drogas en los últimos cinco años se volvió más
pesada que en los 70 y los 80. Hay un mal uso de las drogas en todos
lados, especialmente en las pequeñas ciudades y pueblos. Esto se ve mucho
en los Estados Unidos. Yo y muchas otras personas somos un ejemplo de que
esa no es una experiencia feliz. Salir de las drogas es muy difícil.


Deep Purple ya no es el mismo de antes

Glenn Hughes confesó que "desde que Jon Lord y Ritchie Blackmore se
fueron, el grupo ya no suena como el clásico Deep Purple". Después dijo:
"Les deseo lo mejor, pero me gustaría que volvieran más a las raíces. Para
mí en este momento suenan más como la banda de Ian Gillan. Yo lo extraño a
Ritchie. Igual me encanta Steve Morse, es fantástico. Pero la gente
debería acordarse más de los setenta. Creo que hay que tener un pie en el
pasado y dos en el futuro".

El bajista también habló lo que significó trabajar con Black Sabbath.
"Tony Iommi es uno de mis amigos más queridos -dijo-. En esa época, en
1985, yo no estaba en buena forma, mi salud era regular. Creo que igual
hicimos un disco bárbaro. Mi relación con la banda siempre fue fantástica,
tanto con Ozzy y Tony como con todos los demás. Es gente que aprecio
mucho".


Glenn in Rosario

-------------------------------

Glenn Hughes demostró todo su talento en el Broadway

Review by Pedro Squillaci / La Capital

El día que una leyenda del rock puso el grito en el cielo rosarino
El ex Deep Purple cantó cinco temas en el show de Rata Blanca y revivió
toda la mística de los años 70


Cuarenta minutos de gloria. Eso se vivió en el Broadway la noche del lunes
cuando Glenn Hughes se cantó todo reviviendo algunas perlas de Deep
Purple. El músico inglés interpretó sólo cinco temas, acompañado por Rata
Blanca, y demostró que el tiempo no melló su talento al brillar en himnos
como "Burn" ("Quemar") y "Stormbringer" ("Traetormentas"). Rata hizo lo
suyo con su acostumbrado oficio y solvencia e hizo vibrar a sus fans con
una catarata de hits durante dos horas. Fue una noche a puro heavy. Pero
hubiese sido mejor si Hughes cantaba cinco temas más.

El recital arrancó con Rata Blanca, sin dudas la banda más representativa
del metal argentino. Adrián Barilari (voz), Walter Giardino (guitarra),
Hugo Bistolfi (teclados), Guillermo Sánchez (bajo) y Fernando Scarcella
(batería) demostraron su excelente momento a caballo de un sonido sin
fisuras y una potencia que cuadra con el género.

"El amo del camino" abrió el show a palo y palo, con el público de pie,
pero recién con "Volviendo a casa" la gente se entonó y comenzó a cantar.
Los acólitos de la banda, con banderas y remeras alusivas, ratificaron su
devoción por este grupo tanto en los temas fuertes como en los más
tranqui, como "Cuando la luz oscurece".

En un gesto a lo Hendrix, Giardino arrancó con una zapada versionando la
"Novena sinfonía" de Beethoven y en un clima psicodélico desembocó en
"Preludio obsesivo", un instrumental demoledor. Todo estaba preparado para
el gran momento de la noche.



"Voy a presentar a un grande, que a esta altura también es un amigo", dijo
un emocionado Adrián Barilari para dar entrada a aquel músico que fue
bajista y vocalista de los Purple e integró Black Sabbath. De camisa roja
con apliques bordados, pantalones Oxford y larga cabellera, Hughes se
trepó a escena para imponer toda su mística de los 70.

Cuando sonó "Traetormentas" el teatro se vino abajo. Parecía mentira que
un ex Purple estuviera en esta parte de la Tierra, pero más increíble aún
era comprobar el buen estado de su garganta. Hughes a veces se excedió con
los falsetes pero sirvió para exponer su actitud. O sea, no era un ex
rockero que vino a robar con lo poco que le quedaba, es un mito de 52 años
que se sigue comprometiendo con su trabajo y le pone toda la energía.

Su impronta quedó demostrada una vez más con "Maltratado" ("Mistreated")
donde cantó con matices y tocó el bajo con su acostumbrada ductilidad.
Iban 20 minutos de Hughes y la gente estaba tan embelesada como los Rata.
Barilari tenía cara de juguetería y Giardino estaba extasiado. Encima,
después llegó "No Stranger to Love", de Black Sabbath.

Los dos últimos temas del set del músico inglés fueron "You Keep on
Moving" ("Sigue en movimiento") y el cierre con "Quemar", ambos de Purple.
Hughes volvió a poner el grito en el cielo. Allí, en donde están las
estrellas sagradas del rock.

Thanks to Gustavo Carlos Rodríguez

Go Back








[ Another great place where you can check out loads of pix & video of Glenn's tours is in the Picture Gallery ]